Volver

8 Tips para la economía en pareja

Gestión del dinero en pareja

La vida en pareja tiene su qué en todos los aspectos. Y, como no podía ser de otra forma, también en la gestión del dinero conjunto.

Aunque no existe una fórmula mágica, puedes intentar acercarte al escenario ideal de la economía en pareja con estos 8 consejos: 

1. Dimensión del coste 

Lo primero de todo es tener claro el gasto total. Muchas veces solo se tiene en cuenta el precio del alquiler como “todo” el gasto a asumir. Y, ¡de eso nada! Este es solo el principio: luz, gas, compañía de teléfono, alimentación, ocio…

Haced una lista (hipotética si todavía no os habéis lanzado a la aventura de vivir junt@s) de todos los gastos que tendréis que cubrir para concienciarnos de ello y evitar “sorpresas” más adelante. 

2. Cantidad a aportar

Al tener el total de coste claro podéis hacer dos cosas, principalmente. 

· Asumir el coste a medias independientemente del salario de cada un@ 

· Asumir el coste de forma proporcional de manera que aplicáis un mismo porcentaje en relación a los ingresos/salario de cada persona. 

Esta última opción es muy recomendable si tenéis salarios muy distintos, ya que así evitaréis que la persona que ingresa menos vaya con el agua al cuello.

3. Formato de gestión

Teniendo en cuenta los dos puntos anteriores, el siguiente paso es decidir cómo queréis organizar vuestra economía conjunta.
Las opciones son infinitas, dependiendo claro está, de las circunstancias de cada persona. Coge inspiración entre las maneras de hacer más comunes:  

· Mantener las cuentas personales y abrir una cuenta común

· Cerrar las cuentas personales y abrir una sola cuenta común 

· Mantener las cuentas personales y que una persona asuma los gastos y le pase cuentas a la otra

Si lo tienes claro o simplemente quieres probar de abrir una cuenta compartida sin consecuencias (intereses, comisiones, permanencia…) hazte con la cuenta común de bnc10 que es totalmente gratuita: 

Más información sobre cómo abrir una cuenta compartida bnc10

4. Fondo de emergencia

Además de las gestiones anteriores, es muy común abrir una cuenta de ahorro extra para generar un cojín o lo que técnicamente se conoce como fondo de emergencia. Este puede estar destinado a:

· Cubrir imprevistos 

No solo hablamos de que se estropee la caldera o tener una avería de la moto o coche, sino que también nos referimos a los despedidos, que una persona de la pareja tenga que recibir un tratamiento de salud que suponga una inversión… 

Es normal que no queramos pensar en este tipo de escenarios, pero debemos ser conscientes de que existen y estar preparad@s si pican a nuestra puerta. 

· Tapar agujeros/deudas 

Este gasto puede influir mucho en la vida en pareja. Así que no hay que ignorarlo, todo lo contrario. Dedica tiempo y esfuerzos para que reducir y si puedes eliminar las deudas. 

Como comentamos en el artículo “Del ahorro a la inversión. ¿Cómo pasar de 0 a 100?” siempre que uses el fondo de emergencia para cualquier cosa, es importante reponerlo (nadie asegura que no haya un segundo imprevisto).

Aunque depende de tu estilo de vida, habitualmente se recomienda tener ahorrado entre 3 y 6 meses del total de vuestros gastos recurrentes. ¿Lo tienes? En caso negativo, comienza ahora y hazlo sin comisión alguna: 

5. Entidad financiera 

Si os habéis decidido por abrir una cuenta común, la pregunta ahora es «¿dónde?». En un banco tradicional es muy probable que os pidan como requisito domiciliar ambas nóminas en este, por no hablar de las posibles comisiones de mantenimiento de este tipo de cuenta. 

En bnc10 no solo tenéis una cuenta compartida totalmente gratuita sin comisiones ni permanencia. Si no que también podéis viajar con ella a cualquier parte del mundo y realizar cualquier tipo de transacción a coste 0€ (más información). 

6. Objetivos personales y de pareja

Viajar, tener un bebé, comprar una casa… Cada un@ tiene aspiraciones y ambiciones personales que tienen una afectación e implicación económica en la vida en pareja. 

Es importante saber qué queremos y comunicárselo a nuestro partner de vida. De esta manera podréis definir dónde queréis destinar parte de vuestros ahorros y evitar controversias más adelante. 

Eso sí, tener solamente una charla sobre el dinero a lo largo de toda vuestra relación no os dará frutos en el futuro. 
Cada etapa tiene su qué, y sí, también en cuestión de finanzas personales. No tienes las mismas ambiciones con 20 años que con 35 o 50. ¡Hay que sincronizarse constantemente! 

7. Maneras de gastar

Tu forma de gastar y la de tu pareja/s es clave. Y es que no todo el mundo tiene una misma relación con el dinero ni lo valora igual. 

Si por ejemplo, tiendes a la tacañería o por lo contrario al derroche, esto puede afectar (y mucho) a tu relación. 

Así que, como en todo en una relación, en este caso la comunicación también es clave. Definir una manera de “gastar” puede ser difícil teniendo en cuenta que cada un@ lleva haciéndolo a su manera durante muchos años. 

La importancia aquí está en recordaros mutuamente y en los momentos oportunos los objetivos conjuntos que hayáis definido en el punto anterior.

8. Llevar el control

Todos los aspectos anteriores pueden dejar de tener sentido si no hay un control 360º constante de toda vuestra economía. 

Es posible que una de las personas que conforman la pareja, le nazca coger la batuta de la economía conjunta. Pero… ¿qué pasa de no ser así? En el caso que ningún@ haga seguimiento de ello podéis salir perdiendo con cobros erróneos, deudas, dejar pasar oportunidades… 

En cualquier caso el esfuerzo debe ser conjunto. 

Igual que las relaciones en sí, la economía en pareja es más compleja de lo que parece. Con estos tips ya lo tienes todo para lanzarte a la rutina del amor que tiene muchas aventuras.